viernes, 26 de mayo de 2017

Abanico pintado en tonos azules

Hoy os traigo un nuevo abanico con un fondo de acuarela,esta vez si en tonos azules

El detalle de las flores donde se aprecia el azul intenso de la pintura



viernes, 19 de mayo de 2017

Blogs Amigos

Siguiendo con las colaboraciones y las entradas de los blogs amigos hoy me toca hablar de uno que os va ha gustar mucho "Tus Secretos de Belleza"



Lorena es una mujer joven muy viva y muy emprendedora,tiene su trabajo con el que se asegura las lentejas del dia a dia y luego dos blogs que actualiza varias veces por semana.

jueves, 18 de mayo de 2017

Las Alpargatas son para el verano

Las Alpargatas son para el verano,¿estáis de acuerdo conmigo? si es asi seguir leyendo,,..

Erase una vez una alpargata blanca,bella ya solo por ser alpargata,pero yo he decido tunearla y darle un cambio...vamos a ver que sale.

Esta vez el tuneo va pensado para utilizar con un vestido blanco,de modo que empiezo con una puntilla blanca que voy cosiendo a puntadita pequeña,para que quede perfecta.



lunes, 15 de mayo de 2017

Antes Y Después de un Abanico

Hoy os voy a contar el antes y el después de un ABANICO decorado y pintado a mano...empezamos..

Cojo un abanico para decorar el país y en este caso escojo uno con la tela del país ya en tono azul claro,y voy a utilizar para empezar acuarela en tono azul ultramar,agua y brocha...con todo esto preparado...
                                   
                                                               

Empiezo humedeciendo la tela del abanico y el este trabajo es bastante rápido porque la acuarela tiene un secado también muy rápido...

viernes, 12 de mayo de 2017

Abanicos con Libélulas pintadas y cuento

Soy una enamorada de las,mariposas,libélulas,hadas...etc y hoy comparto estos abanicos y este cuento de La Libélula

                                     LA LIBÉLULA.

En un río cristalino vivía un grupo de libélulas, a las orillas de una pequeña poza. Sus alas eran transparentes, pero teñidas de un intenso tono azul.


Danzaban todo el día entre los carrizos y las mimbreras que bordeaban el río. A veces también se posaban en alguna roca que sobresalía de las aguas, desafiando al tumultuoso correr del agua, como si fueran las capitanas de un velero rocoso.

Cuando alguna persona iba al río a pescar o a bañarse siempre admiraba la delicada belleza de las libélulas, por eso ellas se sentían muy ufanas y orgullosas de sus coloridas alas.

En aquella poza vivían también otros seres, más pequeños y menos vistosos que las libélulas. Eran los zapateros. Ellos eran de color negro y además no podían volar como las graciosas libélulas. Por eso a nadie llamaban la atención. A veces algunos niños se divertían tirándoles piedras para ver como los pobres zapateros huían asustados.


Aquella fresca mañana de verano una joven libélula volaba de una hoja de espadaña a otra. Entonces se dio cuenta de que un zapatero, que se había quedado enredado en una planta de agua, intentaba sin éxito soltar sus patas.