viernes, 7 de julio de 2017

Un cuento y Un Sombrero

Un nuevo sombreo tuneado y decorado listo para que lo luzca mi amiga y prima Paqui y espero haber acertado con el tamaño...jejeje...

Comenzando.......

                                         El Cuento de los tres Sombreros


Un rey estaba cansado de escuchar diferentes opiniones de sus tres sabios consejeros y decidió despedir a dos de ellos valiéndose de un acertijo. Solamente aquel que primero lo resolviese continuaría como consejero.

El rey colocó a los tres sabios en fila y les dijo: "Dispongo de cinco sombreros, tres blancos y dos negros. Les colocaré a cada uno de ustedes uno de estos sombreros en su cabeza, de manera que puedan ver el sombrero del que esté adelante pero no puedan ver el suyo (el último sabio de la fila ve a los otros dos, el segundo sabio ve al primero y el primer sabio no ve a ninguno de los otros dos). El test consiste en adivinar el color del sombrero que llevan y explicar cómo lo han adivinado. Deben saber que si uno de ustedes contesta mal, ¡los echaré a los tres!"


Sin que lo vieran los sabios, el rey colocó a cada uno de los tres uno de los sombreros blancos y guardó los dos negros.



Empezó preguntando al último de la fila, que no respondió nada. Continuó preguntando al segundo, que tampoco respondió. Y cuando le tocó al primero (quien no podía ver los sombreros de los otros dos ni el suyo propio), éste respondió: "Majestad, con toda certeza mi sombrero es blanco".

¿Cómo lo supo?

¿Queréis saber como lo resolvió?


Para resolver el problema, el sabio que contestó correctamente usó la información que obtuvo de los otros dos sabios (que era la única con la que contaba, puesto que no podía ver a ninguno de los sombreros). Los otros sabios no contestaron nada, y con su silencio le dieron la respuesta.

¿Cómo puede ser eso? Simple: dado que el último de la fila no contestó nada, podía deducirse que los dos primeros sombreros no eran negros (de lo contrario, hubiese podido contestar inequívocamente que el suyo era blanco). Esto significaba que al menos uno de los dos primeros sombreros debía ser blanco.

El del medio tampoco contestó nada. Entonces, ¿qué pudo deducir el primer sabio con esto? Que su sombrero no era negro. ¿Por qué? Si hubiese sido negro, el segundo (sabiendo que al menos uno de los dos primeros debía ser blanco) hubiese podido deducir que el suyo era blanco, y contestarlo con certeza. Y dado que su sombrero no era negro, la única posibilidad era que fuese blanco.

Obviamente, el primero de los sabios contaba con que los otros dos fueran tan inteligentes como él...

  y para terminar aquí esta también el sombrero terminado y listo para que lo luzca Paqui.


Espero que os haya gustado.Mil besos y feliz fin de semana